Home Viajar por el mundoAsia 3 días en Singapur

3 días en Singapur

26 septiembre, 2017

Región: Sudeste Asiático
Zona horaria: UTC+08:00
Idioma: inglés, malayo, tamil y mandarín estándar
Moneda: Dólar de Singapur (S$, SGD)
Visado: No (90 días)
Enchufe: G
Sentido de circulación: izquierdo
Cuándo ir: hace calor todo el año y llueve el 50% de los días del año (clima tropical)
Cómo llegar: hasta el Aeropuerto Internacional de Singapur o cruzando des de Malasia

  • La ciudad ofrece una red nacional de Wifi (Wireless@SG) gratis que puedes usar registrándote y obteniendo tu contraseña por mail/SMS.
  • En las aguas de Marina Bay se pueden ver tortuguitas que descansan en las laderas del río.
  • Si te apetece una Coca-Cola fresca y estás por la Universidad Nacional de Singapur hay una máquina que solo te pide un abrazo “Hug me” a cambio.
  • En el súper hotel Marina Bay Sands hay un canal con gondoleros incluidos.
  • Los restaurantes o puestos de comida están calificados por su limpieza con A, B o C, siendo el primero el más limpio y el último de lo más guarro.
  • El Chili Crab (cangrejo hervido y revuelto en tomate y salsa chili) y las tostadas Kaya (tostadas con mermelada de coco dulce y mantequilla), son dos platos muy típicos que no te puedes perder.

En Singapur encontrarás barrios étnicos llenos de encanto y templos de varias religiones, rascacielos por doquier, rica gastronomía callejera y centros comerciales. Musulmanes, chinos, hindúes, cristianos y otras etnias conviven dando lugar a una rica mezcla difícil de igualar en el planeta (algo parecido a Malasia).

Se aplican multas por ensuciar las calles con papeles o colillas, escupir en el suelo, mear en los ascensores (hay detectores de orina), comer Durián (fruta exótica del sudeste asiático bastante apestosa que tienes que probar alguna vez en tu vida) o incluso la venta de chicles (aunque en el 7-Eleven se venden). Hasta no tirar de la cadena del inodoro te puede costar S$500.

A diferencia de sus países vecinos se disfruta más si uno no va muy apretado económicamente. Aunque a nivel gastronómico, ofrece todas las opciones posibles, desde restaurantes prohibitivos hasta puestos callejeros donde comer barato o estupendos mercados urbanos. A nivel de alojamiento, si formáis parte de la red social couchsurfing, es sin duda una buena opción.

Sea como sea, a continuación detallo todos los atractivos por disfrutar, la mayoría gratuitos y otros que te tienes que pegarte un capricho si quieres disfrutarlos.

Déjate seducir por los colores de Little India

Deberías dedicar al menos dos horas para ver las calles principales y tomarte un Chai Masala. En él se encuentran los templos hinduista, como el Shree Lakshmi Narayan Temple y el Sri Veeramakaliamman Temple, con estilo decorativo del sur de la India y la casa de Tang Tang Niah construida en 1900 y que atrae por su gran colorido.

También se encuentra el templo chino Leong San See Temple y la mezquita de Abdul Gaffor con una bonita arquitectura y con un reloj de sol en la puerta principal.

Por toda la zona encontrarás sitios para probar auténtica comida hindú, para todos los bolsillos.

Es un buen sitio para alojarse a un razonable precio. Se puede llegar mediante la parada Little India MRT, ya que está ligeramente alejado del meollo.

Siente los aires de Sultán en Kampong Glam

A unos 15min andando de Little India se encuentra el pequeño barrio árabe de la ciudad, una de las primeras zonas habitadas de Singapur. Parada Bugis MRT.  Su calle principal es Arab Street, repleta de tiendas de alfombras, telas, y perfumes, junto al cual se levantan la Sultan Mosque (mezquita del Sultán), con su gran cúpula dorada que se puede visitar de 9 a 13h y de 14 a 16h (excepto mañana del viernes).

Bussorah street es la calle más bonita de la zona, con vistas muy bonitas de la mezquita y donde se encuentran los mejores restaurantes árabes/libaneses a precios europeos.

Regatea en Bugis Street

Lo que antes se conocía como la calle nocturna con travestis para lo militares que visitaban la ciudad se ha convertido en la calle-mercadillo más larga de Singapur repleta de tiendas con productos mayormente chinos con posibilidad de regatear, ya que todos tienen casi lo mismo. Aviso que su visita puede transmitirte una pequeña sensación de agobio, pero es soportable. Hay también restaurantes, bares y cafés cool que están abiertos hasta tarde. Parada Bugis MRT.

Pasea por Fort Canning Park y sus museos

Esta zona verde histórica se asoma al céntrico distrito financiero de Singapur. Antiguo hogar de los reyes malayos y Sir Raffles, conocida como Raffles Terrace, este parque ha jugado diversos papeles importantes desde el s.XIV y dar una vuelta en él te permite desconectar un poco del bullicio de la ciudad. Por la cercanías del parque se encuentra el Museo de Arte y el Museo Nacional.

Recorre el animado Chinatown de Singapur

En este barrio se puede disfrutar de primera mano de la cultura, tradiciones, alimentación o medicina chinas. En la calle Upper Cross Street tocando a Eu Tong Sen Street hay tiendas con remedios naturales contra cualquier enfermedad.

Las calles más animadas son Smith street, Pagoda street y Temple street, para comprar souvenirs o comer en Chinatown Food Street, que abarca una amplia gama de sabores de comida callejera y considerado como uno de los mejores hawkers centres (concentración de puestos de comida local de calidad a un precio razonable).

Recomiendo entrar en el Thian Hock Keng Temple al estilo tradicional de la arquitectura del sur de China, y en las afueras tocando al río hay el Tan Si Chong Su Temple, custodiado por pareja anciana china que te explica sus creencias con mucho amor y sin nada a cambio. Aunque se trate de Chinatown en él se encuentran también el templo budista de Buddha Tooth Relic Temple o el templo hindú de Sri Mariamman y el Maxwell Road Food Centre, otro de los mejores hawkers de la ciudad.

Keong Saik Road se ha reinventado para convertirse en una de las zonas experimentales en la escena gastronómica. Fabulosas vistas des de rooftops estilo art déco como Potato Head Singapore o una cocina de inspiración francesa con un toque asiático en Meta, dibujan una escena de moda.

Pasear por Marina Bay y conocer a Merlion

Bahía formada por rascacielos de todo tipo, el ArtScience Museum en forma de flor de loto y uno de los hoteles más famosos del mundo. A todo esto un circuito de Fórmula 1 le rodea, al que puedes llegar a pisar sino hay carrera. Puedes llegar a través de las paradas Downtown MRT y Raffles Place MRT.

Sin olvidarnos de Merlion, mitad león y mitad pez, y símbolo a toda costa de Singapur. Representa al león que descubrió el príncipe Sang Nila Utama en el siglo XI junto al antiguo pueblo pesquero que había entonces en esas tierra.

Hotel Marina Bay Sands

Creado a mano del gigante Las Vegas Sands, la visita al al Hotel Marina Bay Sands es casi obligatorio. Aunque las grandezas no sean lo tuyo, déjate deslumbrar por su arquitectura, interior y exterior, y por su lujoso centro comercial que alberga dentro, al que solo los que se alojan en él se pueden permitir. Lo mejor de todo son las vistazas que se ven de la bahía y de Singapur.

La mayoría suben al mirador pagando S$23, pero hay la opción que hice yo que fue hacerme la "paquita" y subirme de gratis en los ascensores que hay en la columna del medio con opción a subir a la planta 57, con unos que se alojaban en el hotel y desbloquearon el ascensor con su tarjeta. Por echarle un poco de morro y probarlo, tampoco pierdes nada! Si lo consigues, una vez arriba, podrás ver la Infinity Pool, que solo es para clientes, y tomar algo en el bar high level con hinchados precios (lo que te ahorras en subir al mirador es lo que te acabas gastando pero con otro nivel).

Pero merece la pena y más si subes al atardecer, pudiendo disfrutar de la puesta de sol con todo el skyline en la parte delantera y en la trasera del espectáculo de luz y sonido de Gradens by the Bay que que hacen todos los días a las 7:45 y a las 8:45h y es gratuito.

En la otra banda de la bahía puedes subir a la planta 70 del Swissôtel The Standford (2 Merchant Road) e ir al New Asia Bar para maravillarse con las vistas skyline de Singapur.

Adéntrate en Gardens by the Bay

En la parte trasera del Hotel Marina Bay se encuentran los espectaculares jardines que a todos nos recuerda a la película de Abatar. La entrada a los Supertree Grove es gratuita y su objetivo es recoger el agua de la lluvia y mediante células fotovoltaicas acumular energía, utilizada al final del día en forma de espectáculo de iluminación y sonido a las 7:45h y a las 8:45h.

Sólo se paga y no precisamente poco para entrar a los dos invernaderos de Flower Dome, con mil especies de plantas y especialmente las orquídeas, y el Cloud Forest. Además de lo más famoso hay jardines de distintas temáticas: chino, indio, palmerales, colonial, una selva nubosa...

Darse una vuelta en Singapore Flyer

En los alrededores se encuentra lo que viene siendo la noria más top del mundo, la Singapore Flyer. Es más grande que London eye y si te quieres pegar un capricho, cuesta S$33 y está abierta de 08:30h a 22:00h. La rotación de la noria es muy lenta (30mins) y te permite contemplar 360º toda esa zona de la ciudad y la infinidad de barcos atracados en el estrecho de Singapur. Para los que les sobra el dinero hay la opción de reservar una mesa en una de las cápsulas y cenar por la noche con unas vistas espectaculares.

Tira de tarjeta en Orchad road

El nombre le viene por la plantación de orquídeas existentes a principios del siglo XX, pero ha sido sustituida por asfalto y consumismo descerebrado. Lujo y glamour se concentra en esta avenida situada al norte del centro llena de centros comerciales, tiendas y hoteles de lujo. Parada Orchard MRT.

Pasea y toma algo por Clarke Quay y Boat Quay

Tanto de día como de noche son dos de las zonas más animadas de la ciudad, ideales para comer o tomar una copa y están situadas en la orilla del río Singapur. Es una oportunidad para tomar una jarra de cerveza por S$8 en la happy hour o para probar el cangrejo picante, muy típico en la ciudad.

Clarke Quay y Boat Quay

La isla de Sentosa

Pequeña isla en el sur con playa, el aquarium, un campo de golf, una larga tirolina en Mega Adventure Park y el parque Universal Studios. A finales del siglo XIX los británicos la utilizaron como fortaleza defensiva.

Puedes llegar con el Sentosa Express Tren cogiéndolo en la planta 3 del centro comercial VIVO City (S$3 por trayecto) o Teleférico (Cable Car), la opción más bonita pero también la más cara (S$18,9 ida y vuelta).

Tiong Bahru nos ofrece una mezcla de lo antiguo y lo nuevo

Es el barrio de moda como el Soho, donde muchas casas se han reconvertido con grafitis y está lleno de creativos hipsters y diseñadores locales. Está repleto de cafés/brunch como 40 Hands o Tiong Bahru Bakery con sus croissants mejor que París y muchas tiendas cool y puestos de comida.  Aprovechando la visita a este barrio te puedes acercar con la ayuda del transporte público al Haw Par Villaun parque temático muy poco conocido por los turistas con más de 1000 estatuas y más de 150 dioramas (maquetas), que representan diversos aspectos, historias y leyendas de la mitología china a modo de “cuentos con moraleja”. Parada Tiong Bahru MRT y Haw Par Villa MRT.

Hasta aquí mi primera experiencia por la República de Singapur, formada por sesenta y tres islas. Uno de los destinos más caros del mundo en el que millones de cosas te quedan por descubrir.

No dudes en consultar mis recomendaciones en cuanto a dudas de vacunas y visado se refiere.

También te puede interesar