Home Viajar por el mundoEuropa Brujas en un día
Viajar a Brujas

Brujas en un día

18 abril, 2020

Región: Europa Central
Idioma: Neerlandés, francés, alemán e inglés
Moneda: Euro (€, EUR)
Visado: No
Enchufe: A / B
Sentido de circulación: derecho
Cuándo ir: Durante todo el año, aunque siendo el invierno los meses más fríos
Cómo llegar: Hasta el Aeropuerto Internacional de Ostende-Brujas, a 25 km de Brujas o con el tren desde Bruselas, a 1h de distancia

¿Por qué viajar a Brujas?

Es difícil imaginar un trazado urbano medieval más encantador que el de viajar al centro de Brujas, uno de los mejor conservados de Europa. La torre del campanario, la basílica de la Santa Sangre y el museo de la tortura son solo algunas de las muchas cosas que hacer en Brujas.

Después de todo, Brujas (Brugge) es la joya de la corona del Bélgica. Si bien es una ciudad relativamente pequeña, está repleta de excelentes restaurantes, atracciones fascinantes y una variedad de cosas divertidas que hacer.

Hay muchas cosas que vale la pena hacer y ver en Brujas y aquí una selección de las mejores.

Sus canales

La mejor manera de ver la ciudad gótica es atravesando sus canales en barco. Hermosos edificios se extienden en todas las direcciones y los barcos salen de los 5 muelles de la ciudad durante todo el día y la noche, de marzo a mediados de noviembre.

Canales de Brujas

Puedes ver la ciudad en carruaje y a pie, pero la mejor manera de ver su hermosa arquitectura es por agua. Los canales se abren camino a través del centro histórico de Brujas y se extienden hacia la ciudad más allá.

Canales de Brujas

Dejarse llevar por el ritmo pausado de los canales es una manera distinta de conocer la ciudad desde sus entrañas. Las embarcaciones surcan sus aguas para acercarse a rincones de singular belleza inaccesibles a pie.

Plaza Mayor de Brujas

La tradición comercial de Brujas se remonta a la Edad Media. La Plaza del Mercado (Grote Markt) ha estado organizando un mercado semanal desde 985. Visita las casas del gremio convertidas en restaurantes en el exterior y siéntate a contemplar el movimiento constante y la belleza de esta plaza, uno de las atracciones turísticas de la ciudad.

Cada invierno, la plaza se transforma en un paraíso invernal para los amantes de la Navidad. Entre noviembre y enero, es el hogar del mercado navideño con una pista de hielo y decenas de puestos festivos.

Plaza Mayor de Brujas

En el corazón de esta misma plaza, se encuentra el Belfort, un campanario construido en el siglo XV y declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Campanario de Brujas

Solo un número selecto de personas pueden subir a la torre del campanario a la vez, por lo que las colas pueden ser bastante grandes. Evite los horarios de máxima audiencia.

Haz la subida de 366 escalones por hora para escuchar el increíble conjunto de campanas de la torre sonando sus melodías especiales.

Basílica de la Santa Sangre de Brujas

No puedes visitar una ciudad histórica y europea sin visitar una iglesia de algún tipo. A pocos metros de la Plaza Mayor de Brujas y exactamente en la Plaza Burg, se encuentra la Basílica de la Santa Sangre (Basilica of the Holy Blood). Es un hermoso y pequeño edificio renacentista que consta de dos iglesias y es conocido por un pequeño frasco en el interior que se dice que contiene una tela con la sangre de Jesucristo.

Basílica de la Santa Sangre de Brujas

En esta antigua plaza se encuentra también el edificio del Ayuntamiento, del siglo XVI y de estilo gótico. Además vas a poder encontrar tiendas, bares y restaurantes.

Ayuntamiento Brujas

Y la verdad que esta ciudad es un sueño para los amantes de la arquitectura, repleta de edificios góticos y barrocos realmente asombrosos.

El puente de los amantes y el lago del amor

El Lago del Amor es un oasis de calma en medio del Parque Minnewater, un remanso de paz y tranquilidad con el pintoresco y romántico Puente del Amor en su corazón.

Se rumorea que si cruzas el puente con tu pareja y te besas, tu amor durará para siempre.

Molinos de viento

Si tienes la suerte de estar en Brujas cuando no llueve no dudes en pasear entre los molinos de viento. Cuatro antiguos molinos que se encuentran junto al antiguo foso y las puertas de la ciudad medieval, en la muralla original, ahora cubierta de exuberante hierba verde.

Un de ellos, el Sint Janshuysmill fue construido en la década de 1770 y todavía tritura granos, y dos de los molinos tienen pequeños museos en su interior.

Por aquí hay lugares perfectos para un picnic veraniego. Pero es el paseo en sí lo que más disfrutarás y hermosas fotos están aseguradas.

Brujas es conocida como “la Venecia del norte”, debido a la gran cantidad de canales que atraviesan la ciudad.

No se queda atrás con su oferta de impresionantes cervecerías. Destacar la Brasserie Bourgogne des Flandes, ambientado como una antigua fábrica de cerveza.

El paisaje excepcional del restaurante Rock Fort, a pocos metros del canal Groenerei, es solo la antesala del delicioso y poético menú elaborado a base de productos locales de primera calidad.

La bicicleta es la reina de las calles de Brujas y de sus entornos. Merece la pena aprovechar al máximo las posibilidades de este transporte.

El bar más raro de Brujas es Lucifernum: un antiguo templo masónico convertido en el mundo del increíblemente extraño Willy Retsin, un autoproclamado vampiro.

Hasta aquí mis varios argumentos para motivarte a viajar a Brujas por libre y durante un día. Aprovecha para escaparte a conocer Bruselas, cogiendo un tren desde Brujas.

En este post vas a poder conocer más detalles sobre qué visitar en Bruselas. No dudes en echarle un vistazo.

También te puede interesar